Es ser agradecido. Y este blog no hubiera sido posible sin la ayuda de muchas personas a las que di la lata sobremanera.

Empezando por las personas con las que compartí algunas de las cosas que se cuentan aquí y con las que viví anécdotas inolvidables, de esas de retorcerse de la risa y de esas de un buen abrazo que consuela.

Y siguiendo por las que las leyeron, releyeron y volvieron a leer, y me dieron su opinión y sus aportaciones para ir mejorando siempre.

    • A “Noe la mejor” que me asesora con paciencia y cariño en todos y cada uno de los asuntos en los que soy una cateta tecnológica.
    • A El mono que pinta por sus ilustraciones fantásticas y por poner cara a Esther.
    • A Robert Smith por sus poderosas ilustraciones y por sus fotos mágicas que desprenden tanta luz.
    • A Beatriz Moreno por su paciencia extrema y por conseguir lo impensable; a Gui por traerme tantas cosas buenas, y no solo al blog, al maestro de los finales perfectos de ficción, y a todos aquellos y aquellas que han colaborado de una manera u otra en este proyecto.

A todas y cada una de ellas, muchas gracias. Espero que compartáis mi entusiasmo e ilusión ahora que este blog es una realidad.

  • Tengo alguien para ti